Consejos

No seas esclava de tus secretos

¿Sabes cuando conoces a alguien nuevo en tu vida o entorno y tu mente «automáticamente» empieza a calcular qué decir y qué dejar al descubierto de tu vida?, ¿qué cosas o hechos en nuestra vida le vamos a revelar a la otra persona?, y ¿recuerdas cómo te sientes al respecto?. Parece que nos ponemos a nosotros mismos unos límites o reglas que tenemos que seguir y si no lo hacemos pues tememos lo que pueda pensar la otra persona de nosotros. ¿No te pasa eso?, intentar ocultar una parte pequeña (o grande) de tu pasado o actualidad para, ¿quizás agradar a los demás o tener su validación?, ¿que te vean con «buenos ojos»?. Eso me pasaba a mí y sentía una angustia en el pecho muy grande. Era algo que yo «no» podía controlar. Era más grande que yo, y con el que no podía competir. Hasta que empecé a entender qué es lo que hay detrás de esos sentimientos y cómo suprarlos con una nueva perspectiva, siguiendo un patron de pensamiento con el fin de dejar de calcular qué es lo que vamos a revelar de nuestra vida a los demás.

No intentes apagarte en tu silencio porque tu batalla interior hará más ruido.

No seas esclava de tus secretos ni presa de tu pasado.

Si quieres superar esa angustia que puedes llegar a sentir en el pecho cuando estás con otras personas, ya sean nuevas o no a tu entorno. Y sientes que quizás no deberías de hablar de tu pasado, de las relaciones amorosas pasadas, o de aquel trabajo que no pudiste conseguir, o de las cosas en las que fallaste o cometiste algún error, sigue leyendo para saber la clave de ser libre y no tener barreras mentales que no nos dejan ser nosotros mismos.

No seas esclava de tus secretos, esta es la clave de todo. Quizás no tenga que darte más tips o pasos a seguir porque en el momento que entiendas qué significa esto, lo entenderás todo. Como te he dicho antes, si en algún momento de tu vida te has sentido inferior por el hecho de haber compartido con alguien algún secreto tuyo y luego esa o esas personas te han empezado a juzgar, cambiar su forma de hablar o interactuar contigo. Es momento de empezar a pensar en ello, momento de valorarte a ti misma y enfocarte en ti y en tus prioridades. ¿Qué quiero decir con esto?, pues obviamente no te voy a decir que mandes al carajo a tu familia y amigos porque piensen xyz de ti, es simplemente aceptar tus propios secretos. Validarlos tú, aceptarlos, hacerlos parte de tu vida no secreta. Porque piénsalo, si nosotros mismos estuviésemos contentos o de acuerdo con nuestros secretos, no estarían olvidados o escondidos en la parte más oscura de nuestro ser.

Y cuando digo secreto me refiero a todas esas cosas, ideas, pensamientos o hechos que te han pasado en la vida y que por alguna razón u otra no quieres que se sepan. Porque a lo mejor no estás orgullosa de ellos, no te sientes aceptada por los demás si los compartes o si los revelas.

Esto también pasa cuando no nos sentimos suficientes, nos comparamos con la vecina, mi compañera de clase o de trabajo, etc. cuando en realidad esas personas tienen los mismos miedos que tú y yo. Esas personas, cada una de ellas, tiene, si no el mismo miedo, otras limitaciones mentales que no les dejan ser ellos mismos.

Quiérete

Si decides optar por el silencio y esconderte en él para no enfrentarte a las opiniones de las demás personas, es tu elección. Pero quiero que sepas que la gente habla y habla sin argumentos. Además si empiezas a ocultarte en tu propio silencio y construir esa personita ideal o idealizada, ¿sabes qué va a pasar?, que va a empezar tu batalla interior porque no nos aceptamos, porque no estamos validándonos a nosotros mismos, porque queremos que otras persoans nos validen, etc.

Personalmente, te podría contar mil historias de cosas que he ido tapando o intentando ocultar a lo largo de mi vida y que lo único que he conseguido con ello es no estar nunca contenta y satisfecha conmigo misma. Todos tenemos defectos, todos hemos cometido algún fallo en nustras vidas, ¡¡todos!! entonces, ¿para qué seguir siendo presos de esos hechos?, ¿ocultarlos y construir un personaje delante de los demás?, ¿qué necesidad hay en hacer algo así?. Ya sé que no es fácil la aceptación pero es la solución a nuetras batallas interiores, complejos (ya sean físicos o mentales) o limitaciones.

Acéptate tal y como eres, no intentes apagarte en tu silencio porque tu batalla interior comenzará. No seas presa de tus secretos. No dejes que tu pasado te esclavice por miedo a los demás.

Que éste sea tu regalo y celebración de mi amigo San Valentin, quiérete, acéptate, no busques que los demás te den el OK en tu vida, sé como quieras ser no como crees que los demás te quieren ver.

2 Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: